Ganando las batallas

Notas¿Qué tanto podemos cambiar con los años?, físicamente tal vez mucho, nuestros pensamientos pueden ser más profundos y al crecer obviamente maduras, lo importante es no perderte en el camino, eso dicen los que saben.

Aprender a diario, porque quienes dicen saberlo todo son los más ignorantes, ya lo había dicho antes, esos que ya no se esfuerzan por ser mejores y se quedan sentados en la gloria, que regularmente no dura mucho.

Hoy se me antojó buscar algunas cosas que escribí hace tiempo, encontré algo que llamé “Nada ni nadie”, recuerdo que eso lo escribí en septiembre del 2010, en ese tiempo pasaba una situación laboral confusa, confundida me dejaron pero al poco tiempo encontré el camino, y sigo creciendo.

La situación para no terminar en detalles, se puede resumir en una joven que quería aprender y que le dieran la oportunidad, sin embargo en su camino se topó con personas que le enseñaron y con otras que simplemente no le tenían buena fe.

Les comparto lo que escribí en esos momentos, algo que en la actualidad sigo confirmando:

Ganar una batalla, entre tantas batallas a las que nos enfrentamos día a día y al final nuestra batalla es la más importante entre todas.

Cuando se quiere ser libre primero se tiene que romper con las cadenas a las que estamos presos. Con decisión o sin ella, el juego es peligroso cuando te dejas llevar por lo bueno y no ves las letras pequeñas del contrato, mal recomendación para los principiantes con sueños e ilusiones, que dan hasta la vida por cumplir sus objetivos.

Cada quien puede tomarlo como le convenga, supongo que la mayoría pasó por algo similar; dar, rebasar las propias fronteras de los ideales, todo por conseguir aunque sea algo cercano a lo que se lucha.

Llegan las críticas, los que decía ser amigos se alejan, miles de culpas que no tienen por que serlo se encajan en el pensamiento, y el corazón queda deshecho por entregarse simplemente a algo que no vale la pena.

El camino es tan largo, incluso hasta después de la muerte; la cuestión es no creer en las personas que lo único que quieren es que no brilles y utilizan tu talento hasta exprimirlo y dejarte seco. Saber bien lo que vales y lo que eres, solo tú puedes acabar contigo, aunque los otros parezcan fuertes y con más poder que tú.

No vale la pena entregarse en cuerpo y alma a alguien o algo, que no va a regresarte ni la mitad de lo que le das, dígase empresa, pareja, situación, etcétera. Al momento de caer y tocar fondo, es natural que las alas se quiebren, sin más, existe la grandeza de renacer y valorarse un poco más que antes, ser mejor que ayer ya que haz aprendido.

Siempre se puede sobrevivir para después vivir, en algún momento de la vida se tiene que equilibrar sentimientos con pensamientos, cuando se logra, se puede volar tan alto hasta alcanzar la cima que se ha propuesto desde antes de comenzar a volar.

Nada ni nadie puede o debe limitarte, sueña, realiza, equivócate, tropieza, levántate, mira al cielo y da gracias a la vida por hacerte tan fuerte, con tantos fracasos impuestos por el destino, vivir sin miedo.

Ana Rent

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin@rrobar de AnaRent y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s