Leyenda: la joven del Río La Silla

Rio la SillaEn una de las reuniones con familiares y amigos, me encontré con el señor Samuel, tío de un buen amigo, quien muy amablemente compartió la siguiente historia verídica que le ocurrió en el año de 1980.

Don Samuel trabajaba de chofer en una línea de peceras que cubría la ruta del Centro de Monterrey hasta la Avenida Tolteca en Guadalupe, Nuevo León. Un día de tantos en los que la noche era nublada y bochornosa, cargada de nubes que amenazaban con soltar un aguacero clásico del mes de agosto, don Samuel esperaba su pasaje estacionado en el Obelisco, llenando su unidad en punto de las 10 de las noche, sería la última vuelta que daría para finalizar su jornada laboral.

Entre el pasaje inicial a don Samuel le llamó la atención una señorita que vestía traje sastre azul, sentándose en la parte de atrás, la notó porque conocía a casi todos sus pasajeros, tenía ya algunos años cubriendo la última vuelta, y a ella nunca la había visto.

Los pasajeros fueron bajando poco a poco, no era muy común a esas horas de la noche levantar nuevo pasaje, había ocasiones en que la ruta no se cubría en su totalidad ya que casi nadie bajaba a las orillas del Río La Silla en la colonia Tolteca.

Don Samuel seguía observando a la dama que no hacia el menor intento por indicarle la parada, la lluvia comenzó y el trayecto se hizo más lento, era torrencial la lluvia que caía, cubriendo en poco tiempo muchas de las calles por donde la ruta estaba trazada, tomando la decisión don Samuel de cambiarla para ofrecerle a su pasaje un trayecto seguro, los rayos y truenos ponían de nervios a los pasajeros, ya que entre ellos intercambiaban palabras de asombro, les pidió a sus últimos cuatro pasajeros que le indicaran por donde vivían, ya que los acercaría lo más posible para evitar que pudieran sufrir algún percance en su regreso a casa, le fueron indicando por donde irse, la última parada estaba cerca y la creciente del río estaba presente, fueron bajando poco a poco, quedando en la unidad de don Samuel, la chica callada que se había subido al inicio del trayecto.

Le preguntó en dónde la bajaba, ya que ella no le había indicado nada, la señorita le contestó que se dirigía hasta la orilla del río, al final de la ruta, que no podía desviarse que ahí la esperaban, ante la insistencia de ella, don Samuel la llevó. La lluvia no paraba y él no veía a nadie que la esperara, parando su unidad la chica le dio las gracias y le pidió un poco de su tiempo ya que quería contarle una historia.

Los nervios de don Samuel se hicieron presentes, por el lugar no había nadie, los truenos eran tremendamente fuertes y la creciente del río cada vez era más, escuchándose solo el sonido del correr del agua, no pudo negarse, no podía dejar a la chica en medio de la noche sola y desprotegida, indicándole que la escucharía mientras llegaban por ella.

La chica le contó que hacia ya varios años trabajó en una tienda departamental, en Sears y que ella solía salir temprano y que en una ocasión tuvo un faltante de dinero, ya que era cajera, quedándose hasta muy tarde para aclarar su situación, tomando la última pecera y que en el trayecto dos jóvenes habían hecho la parada, subiéndose en la Avenida Juárez en Guadalupe, y que al llegar al final de la ruta, el chofer les indicó que hasta ahí llegaba, la reacción de los sujetos que venían tomados fue el de golpear fuertemente al chofer en la cabeza, dejándolo desmayado y sangrando en el lugar, y que ella al observar la escena intentó bajar corriendo de la pecera, cayendo al piso, quedando a merced de los maleantes, llevándola a la fuerza hasta la orilla del río, para después abusar de ella y matarla. Don Samuel interrumpió a la chica, diciéndole que si era una broma lo que le estaba contando, que era de muy mal gusto, que no eran horas ni para ella ni para él estar parados a la orilla del río con semejante tormenta.

La chica lo miró fijamente y le contestó que no temiera que solo necesitaba su ayuda, que ella era la chica que estaba muerta y que su cuerpo permanecía aún en el río, don Samuel bajó de su unidad deseando que fuera solo su imaginación, para darse cuenta que la chica aún permanecía en el interior de la misma.

Don Samuel volvió a subir, pidiéndole a la chica que se fuera, que ya no podía esperar más a que vinieran por ella, que su familia lo esperaba, la señorita le suplicó que necesitaba ayuda, que ya quería descansar en paz, bajando de la unidad para perderse entre la lluvia y la noche.

Desconcertado y con miedo Don Samuel se dirigió a su hogar, platicándole a su esposa lo ocurrido, no sabía si creer o no, pero lo que si tenía claro que nunca le había sucedido nada similar, le pidió a su esposa que lo acompañara al lugar muy temprano, para ver si podían averiguar algo de lo que la chica contaba.

Y así fue, los dos se dirigieron al rio La Silla muy temprano, preguntando si alguien sabía de alguna chica que hubiera sufrido algún accidente recientemente, encontrándose con un señor de edad avanzada que les contó que hacia ya varios años una muchacha había desaparecido sin saber más, que en aquel entonces la policía y familiares la buscaron ya que un chofer de una combi había contado que él la había visto por última vez la noche en que unos maleantes lo habían asaltado y golpeado, sin saber nada más de aquella muchacha que nunca retorno a su hogar, contándoles también que después de la once de la noche en las noches del mes de agosto, muchos la habían visto.

Sin querer saber más la pareja se retiró, ofreciendo misas para eterno descanso de aquella señorita que le había pedido ayuda.

Laurita Garza

@LauritaGarzaCOM

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vamos a Regiar y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Leyenda: la joven del Río La Silla

  1. annie dijo:

    esta super interesante todo lo que pones y mas por todo es de Monterrey Salludos, mi novio me contagio 🙂

  2. ALVAROOO dijo:

    aaaay weeey esta padre,me lo imagine todo y hasta me dio miedito :$

  3. david garcia dijo:

    Buena historia. Y muy regia.
    Saludos

  4. YESENIA dijo:

    hola muy buena como todas las que hoy he estado leyendo! los felicito por agregar todas estas histsorias tan interesantes! hoy por pura casualidad di con esta pagina y quedé encantada!

  5. YESENIA dijo:

    Me encantaría saber desde cuando publican estas historias, si tienen mucho tiempo! y saber de cuantas cosas tan interesantes me he perdido!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s