Las extorsiones telefónicas

ExtorsionLas extorsiones telefónicas tienen años de ser frecuentes en muchas partes de México, ya que algunos se aprovechan del terror que ha aplicado la delincuencia organizada entre la gente.

Muchas de las llamadas son realizadas por personas que ni si quiera pertenecen a un grupo delictivo, aunque cuando llaman amenazan a la gente diciendo que son de algún cártel de la droga. El “choro” más común es decirle a quien contesta que tiene secuestrado a un familiar, muchas veces tienen a una persona gritando “Ayúdame papá“, “Ayúdame mamá“, “Ayúdame tío“, etcétera según se les presente el caso.

Algunas de las llamadas se realizan desde el interior de alguna cárcel, especialmente de Tamaulipas y Nuevo León. Muchos de los reclusos cuentan con teléfonos celulares de donde realizan dichas llamadas, algunas veces solo piden que les depositen tarjetas de Telcel, regularmente quieren que sean mil, dos mil pesos o hasta más.

La economía está mal, lo sabemos, y también a los que realizan las acciones fraudulentas les ha pegado la crisis, es por eso que ya ni si quiera llaman, ahora se atreven a utilizar el servicio de Telcel donde envían un mensaje de texto por cobrar, en la mayor parte de los casos los usuarios los aceptan pensando que se puede tratar de algún amigo o familiar intentando comunicarse, pero no.

Luego de que aceptas el servicio de mensaje de texto por cobrar, te llega uno diciendo que haz ganando 50 mil pesos y además haciéndose pasar por Telcel, así te piden que llames a tal número por ejemplo el 8992150353, que por cierto es de Tamaulipas. Cuando te comunicas a la compañía por supuesto se deslindan de tal cosa, confirmando que se trata de un intento de fraude.

En otros casos, cuando las llamadas son violentas, quien está del otro lado del celular procura hablar muy rápido con el fin de que no lo interrumpas, diciendo que tiene a algún familiar secuestrado.
De primer momento es normal que quien contesta el teléfono se asuste, y lo que recomiendan las autoridades es denunciar, pero realmente con ese tipo de denuncias nunca ocurre nada, así es México.

Lo que se aconseja es que cuelgues el teléfono y te intentes comunicar con tus familiares. Lo recomendable es ya no volver a contestar llamadas de ese número, sin embargo conozco el caso de un amigo, su tía recibió una de esas llamadas y él le pidió el número, por supuesto se trataba de una mentira ya que todos en esa familia estaban bien. Mi amigo decidió llamar al teléfono y burlarse del supuesto secuestrador, le llamó durante cinco días seguidos para mofarse, hasta que un día el extorsionador decidió apagar el celular.

Hay algunas familias que por la situación que se vive han recurrido a tener una “clave”, donde si alguno de los integrantes se encuentra en verdadero peligro dirá una palabra específica, por ejemplo “Girasol”, etcétera. Considero que eso es un buen recurso para autentificar cualquier situación de riesgo real, aunque por supuesto se espera que nunca se necesite utilizar.

Ya es cuestión de cada quien la forma de actuar ante una llamada así, sin embargo lo principal es mantener la calma y por supuesto, mantener comunicación constante con nuestros familiares para saber si se encuentran bien.

Ana Rent

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin@rrobar de AnaRent y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Las extorsiones telefónicas

  1. lesli dijo:

    Wakatelas… las lonjas de la cabeza

  2. angel dijo:

    ese de la foto no es big neurosis?
    digo ya ven como estan urgidos los de mm por salir en todos lados jajaja

  3. Lesli dijo:

    Ana, yo ni me sabía esa de Telcel, como siempre estan muele y muele con su tiempo aire doble y eso pues paso de ellos (lol).

    Mi familia ha tenido 2 intentos, pero afortunadamente no ha pasado a mayores, de inmediato a mandar mensajes a celulares y esperar… porque incluso si llamas a los militares (mi mamá se puso paranóica, una vez) te dicen: “si tiene identificador anote el teléfono, no conteste – bloquéelo -, prenda celulares, tranquilícese y no salga de su casa…“. Y sí, revisamos de dónde era el numero y era de tamaulipas, harto coraje dá en ese instante.

    Una conocida al responder y notar que eran primerizos los que le llamaban les empezó a decir de maldiciones y a amenazarlos… ellos colgaron y ella grabó todo.

    Todo es cuestión de no hacerles la tarea fácil a esas ratas. Nada de aportar nombres, direcciones, ni responder a tu nombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s